lunes, 26 de abril de 2010

Crónica del concierto de Ska-p en Leganés

El 27 de diciembre de 2008, tres amigos de mi ciudad, Tres Cantos, y yo, vivimos el reencuentro de Ska-P en España tras tres años de espera.

El concierto tuvo, desgraciadamente, una hora de retraso debido a temas de seguridad. Este incidente se produjo debido a que una de las vallas, situada en primera fila, se rompió al no aguantar las continuas sacudidas del impaciente público que se encontraba en la pista de La Cubierta de Leganés, más llena que de costumbre. Y es que, aunque todos sabíamos que tipo de concierto se nos venía encima, no pude comprender la actitud de la gente, que siguió empujando y produciendo nuevas avalanchas,  cuando los organizadores del concierto trabajaban en solucionar el problema. En primera fila se sufrió mucho, hubo gente que tuvo que salir de allí por las continuas sacudidas contra la valla, que les produjeron heridas leves y, por suerte, quedó en un susto.

Por otro lado,  como decía anteriormente, y, a mi parecer,  la pista estaba más llena que nunca. Ya las páginas de venta de entradas por internet colgaron el cartel de "no quedan tickets." Una pena lo de esta plaza de toros que, como nos dijo Pul-pul, cantante y guitarrista de Ska-p,  ya no se usa para realizar corridas de toros, pero que es raro que se siga apostando por ella, decepcionado por los resultados técnicos que ofrecía. El sonido en La Cubierta competía con el que podemos escuchar en las peores salas del país. Sin duda, había mucho margen de mejora.

Ya eso de las 23.00 horas, apareció la banda  en un escenario decorado con dos grandes lonas a ambos lados del mismo, con el peculiar logo del gato del grupo y a los lados de éste resaltaban dos grandes pantallas, en las cuales, el grupo fue brindandonos las letras de sus canciones y fotos de los personajes protagonistas de sus canciones.

El inicio fue sencillamente espectacular, con un público totalmente volcado en todas y cada una de los temas del grupo. En todo el año no recuerdo haber visto tal entusiasmo en un concierto, gracias, entre otras cosas, a  la actitud de la banda.
Las performances y coros de Pipi estuvieron perfectas, sumadas a algunas apariciones disfrazado que le dieron más espectáculo al concierto. Joxemi estuvo magnífico con esa guitarra que no paraba quieta, tanto o más que sus piernas, y la voz de Pul-pul aguantó estoicamente las más  de dos horas de concierto. El teclado de Kogote se dejó escuchar, aunque no tanto como la bateria de Luismi, que sonó perfecta durante todo el directo. Ahora,  me da la sensación que tanto trabajo mereció la pena, aunque su estilo ya no es el característico de antes, la aportación de los instrumentos de viento ha mejorado notablemente.

En conclusión, presenciamos un concierto que fue perfecto, a excepción del pésimo sonido que ofrecía el lugar. De nuevo, esta deficiencia quedo tapada por la increíble actitud del grupo.
Les espero con los brazos abiertos para los próximos conciertos, que a buen seguro serán igual o mejores que al que yo asistí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario